Cómo crear una lavandería eficiente

Eficiencia significa optimizar los recursos utilizados para conseguir los mejores resultados.  Este concepto es vital para cualquier proceso, pero si hablamos de negocios coge una relevancia mayor ya que, el éxito del mismo pasa por conseguir los mejores resultados aprovechando todos los recursos, tanto económicos como físicos o humanos. Por eso, hoy, en el blog, queremos hablar sobre cómo crear una lavandería eficiente.

En el caso de las lavanderías uno de los principales costes es la mano de obra (40-60%) seguida del uso del agua y de la energía (15-25%), por lo que optimizarlos es clave para conseguir una lavandería rentable y eficiente. En este sentido, las lavanderías eficientes deben ser diseñadas teniendo en cuenta tres etapas fundamentales:

Optimización de los procesos de lavado

En esta primera fase hay que entrar a valorar todos los distintos aspectos relacionados con los procesos de lavado para hacerlos lo más eficientes posibles. En este punto, pues, encontramos la organización del trabajo, la automatización de la planta, el consumo de detergentes, las temperaturas y los tiempos de lavado, los consumos de agua, el tiempo de secado, etc. Hay que tener especial atención en los procesos de secado y planchado ya que estos requieren un consumo de energía más elevado que el lavado y, por lo tanto, son un momento importante a tener en cuenta para la eficiencia.

Para esta primera fase, en Girbau contamos con los consultores de lavandería, conocidos como Laundry Experts, que realizan diagnósticos, asesoran y forman al personal de las lavanderías en todos estos aspectos para conseguir los mejores resultados.

 

Utilización de equipos eficientes

Las lavanderías altamente eficientes incorporan equipos de primer nivel los cuales, por sí mismos, ya presentan consumos mínimos de agua y energía.  Hay que tener en cuenta que del total de la energía consumida en una lavandería industrial prácticamente el 90% es energía térmica (generalmente obtenida con gas) y que sólo un 10% es energía eléctrica utilizada para motores y alumbrado. Un 5% es utilizada para calentar el agua de lavado, un 25% en secado y el resto (70%) en el planchado.

Por eso, para hacer una lavandería lo más eficiente posible, es fundamental elegir equipos de bajo consumo y que presenten el mínimo de pérdidas energéticas con buenos sistemas de aislamiento térmico. Las pérdidas de energía térmica por las chimeneas, por el agua caliente residual y por malas combustiones pueden suponer hasta un 50% de la energía utilizada. Así que evitar al máximo estas pérdidas y utilizar sistemas de reaprovechamiento de esta energía puede aportar un ahorro de hasta un 10% en los costes de producción.

Para ello, Girbau garantiza la fabricación de los equipos energéticamente más eficientes, secadoras con recirculación y calandras con altos valores de evaporación de agua. Secadoras y calandras incorporan el máximo aislamiento térmico para evitar al máximo las pérdidas energéticas.

 

Recuperación y energías renovables

Utilizar sistemas sin vapor (steam less), mediante agua caliente producida por calderas de gas de alto rendimiento, es uno de los sistemas más eficientes de producción de agua caliente, ya que se minimiza la energía y las pérdidas térmicas, generalmente elevados en plantas de vapor o fluido térmico. Además, el lavado con agua caliente permite la incorporación de sistemas de recuperación de energía para el pre-calentamiento del agua (mediante intercambiadores de calor en las chimeneas y en el agua residual) que permiten calentar el agua utilizando la energía que normalmente se pierde por estos conductos. Hay que añadir, además, que los sistemas de agua caliente también son ideales para hacer uso de energías renovables como los tubos solares. Así pues, con la recuperación de energía y los sistemas solares térmicos se consigue disminuir el consumo de gas destinado a calentar agua hasta en un 60%.

Los equipos de bajo consumo de las lavanderías con altos estándares de eficiencia ya incorporan sistemas adicionales de recuperación de energía y agua.  Son cada vez más las lavanderías que tratan las aguas vertidas y las reutilizan otra vez para el lavado. Según su complejidad, estos sistemas de recuperación de aguas de lavandería pueden ahorrar desde un 30% a hasta un 80% de agua.  Para escoger el sistema de recuperación adecuado hay que tener en cuenta el precio del agua de la red, el vertido de cada localización, la cantidad de agua vertida, la legislación de cada emplazamiento o la política de sostenibilidad de cada empresa.

En Girbau abogamos por la creación de lavanderías sostenibles y eficientes y, por eso, nuestro Departamento de Soluciones y servicios de lavandería ayuda a nuestros clientes para que así sea.

 



Usamos cookies para asegurarnos de brindarle la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que lo acepta.